martes, 7 de junio de 2011

Los óxidos básicos o metálicos

    Los óxidos son compuestos que se forman al combinar un elemento con el oxígeno. Se clasifican en dos grupos principales: óxidos básicos o metálicos y óxidos ácidos u anhídridos.
    Los óxidos metálicos como su nombre lo indica, se obtienen al combinar un elemento metálico con el oxígeno. Cabe destacar que el elemento electropositivo (metal) siempre se coloca al lado izquierdo de la fórmula del óxido y el oxígeno que es electronegativo (no metal) del lado derecho. Por ejemplo: CaO (óxido de calcio), Fe2O3 (óxido férrico), Na2O (óxido de sodio). En dichas fórmulas el metal: Calcio (Ca), Hierro (Fe) y Sodio (Na) está colocado a la izquierda de la fórmula del respectivo óxido.
    Para nombrarlos se utilizan tres sistemas de nomenclaturas muy conocidas:
A) Sistemática: se utilizan los siguientes prefijos para indicar la cantidad de átomos de cada elemento que componen al óxido:
Mono = Si está una sola vez.
Di = si se repite dos veces
Tri = Tres veces
Tetra = Cuatro veces
Penta = Cinco veces
Hexa = Seis veces
Hepta = Siete veces
Por ejemplo: Fe2O3 : Trióxido de dihierro
                     CuO: Monóxido de cobre.  (se sobreentiende que al no colocar mono como prefijo, el elemento está una sola vez en la fórmula)
                     
B) Stock: En esta nomenclatura se debe colocar el número de oxidación del elemento electropositivo (metal) en número romano dentro de un paréntesis.
Por ejemplo: Fe2O3 : Óxido de hierro (III)
                     CuO: Óxido de cobre (II)
C) Tradicional: En esta nomenclatura se utilizan prefijos y sufijos dependiendo del número de estados de oxidación que presente el elemento electropositivo (metal).
a) Si el elemento electropositivo presenta un sólo estado de oxidación: se coloca la palabra "Óxido de" seguido del nombre del elemento electropositivo en español. Por ejemplo: CaO: Óxido de calcio.
                                                           Al2O3: Óxido de aluminio.
b) Si el elemento electropositivo presenta dos números de oxidación: Se coloca la palabra "Óxido" seguido de las terminaciones "oso" o "ico" al elemento electropositivo respectivamente (generalmente se utiliza el nombre en Latin del elemento menos la terminación "um o ium"). Por ejemplo:  FeO : Óxido Ferroso.
                                                                                                             Fe2O3 : Óxido Férrico.
c) Si el elemento electropositivo presenta tres números de oxidación: Se coloca "Óxido" seguido de:
c.1) Hipo+ nombre del metal en Latin menos su terminación "um o ium"+oso.   Si es el menor número de oxidación.
c.2) Nombre del metal en Latin menos su terminación "um o ium"+oso.  Si es el penúltimo número de oxidación.
c.3) Nombre del metal en Latin menos su terminación "um o ium"+ico. Si es el último número de oxidación.
Por ejemplo:   CrO: Oxido hipocromoso.
                       Cr2O3 : Óxido cromoso.
                       CrO3 : Óxido crómico.